Fundador


J
uan Padrón Marrero nació en Tejeda, en la isla de Gran Canaria, el 22 de Mayo de 1.933 en el seno de una familia humilde, siendo el único varón y el séptimo de un total de siete hermanos. Tras una infancia difícil, su carácter inquieto hizo que despuntara desde muy joven comerciando y adaptándose a todo tipo de trabajo que surgiera. Trabajó en innumerables oficios: pastoreo, comercio, peón de albañil, latonero, chófer de taxi y de autobús, … pero ninguno de esos trabajos le satisfacían o le compensaban el esfuerzo hasta que, con la ayuda de unos amigos y finalmente también de su padre, que en principio se había opuesto, emprendió un negocio de feria, un ventorrillo, con el que recorrió los pueblos de Canarias. Éste era un negocio que a la vez que le gustaba, se presentaba próspero, incorporando en él máquinas de ocio como futbolines, tiro de dardos y de pelotas y escopetillas. Fue precisamente el buen funcionamiento del futbolín y su intuición, lo que le llevó a adquirir 6 viejos futbolines, de los cuales pudo reparar 4 y ponerlos en funcionamiento en diversos establecimientos, y a partir de ahí, además, billares, tocadiscos y máquinas tipo flipper instaladas en pueblos de Gran Canaria, saltando posteriormente a otras islas del archipiélago. Sus negocios iban aumentando en Canarias y su afán de superación le llevó a África.

En 1.965, tras ser invitado a una feria que se celebró en El Aaiún, por entonces territorio español, vió que sus máquinas causaron un gran impacto. El buen trato recibido y su visión de negocio, hicieron que en tan sólo 3 meses se trasladara con su familia (su esposa, la madre de su esposa y sus seis hijos) a aquellas tierras, donde pasaría 10 años prosperando, aunque sin descuidar sus negocios en las Islas Canarias, lo que le hacía viajar continuamente entre las Islas y el Sahara. Tras formar varias sociedades fallidas, tuvo que prescindir de sus negocios en Canarias a favor de sus socios, y quedarse atendiendo la explotación en el Sahara en solitario con la ayuda de su familia. Adoptó por ese entonces la representación de productos relacionados con las máquinas recreativas que vendía en África y en Canarias, lo que le llevó a ir construyendo una casa y almacenes en Las Palmas de Gran Canaria. En 1.976, se vio obligado a volver a establecerse apresuradamente a Canarias por el proceso de “descolonización” del Sahara, asumiendo cuantiosas pérdidas y dejándolo al borde de la ruina.

Con la ayuda de buenos amigos y de su familia, y no sin numerosos problemas, Juan Padrón consiguió volver a levantar su negocio en Canarias, llegando a constituir desde entonces la empresa mas importante del sector recreativo en el archipiélago. Comercial Jupama SA, fundada en Julio de 1979

 

En la actualidad Comercial Jupama SA es una operadora del recreativo que está participada por PAMA E HIJOS SA y OPESA INTERNACIONAL SA y que despliega su actividad en todo el Archipiélago Canario.

 

Deja un comentario